Crea tu armario cápsula sostenible

Después de un invierno frío, con todos ustedes ¡ya esta aquí la primavera! Y con ella, damos el pistoletazo de salida a esta estación tan bonita creando un armario cápsula sostenible. Muchos estaréis preguntándoos qué es exactamente un armario cápsula?

Susie Faux, la creadora

Pues bien, el término lo creó en los años 70 la dueña de una boutique en EEUU llamada Susie Faux. Con ello, se refería a aquellas prendas esenciales que podían ser usadas en las distintas estaciones del año. El fin de todo esto era evitar comprar de más. Según Faux, un armario cápsula debía consistir en dos pares de pantalones, un vestido o una falda, una chaqueta, un abrigo, una pieza de punto, dos pares de zapatos y dos bolsos. Si quieres seguir los pasos de Susie puedes ponerlo en práctica, pero yo prefiero no reducir tu armario tan drasticamente. Si no que lo hagas poco a poco convertiendo tu armario gigantesco en un armario minimalista, más sostenible o de básicos. Esencialmente se trata de reducir el número de prendas que guardamos en nuestro guardarropa para vestirnos sólo con las que más utilizamos y más cómodos nos sentimos.

¿Quieres saber cómo hacer el tuyo? 😀  ¡Pues allá vamos, y si aun tienes dudas por qué hacer un armario cápsula, aquí te dejo unas cuantas razones:

¿Por qué convertir tu armario en un armario cápsula sostenible?

  • Para no perder tiempo pensando en lo que te vas a poner cada mañana.
  • Para eliminar toda la ropa que no utilizas.
  • Para tener más sitio en los cajones.
  • Para conseguir un orden.
  • Para controlar las compras por impulso o prendas que ya tienes.
  • Para evitar generar más residuos innecesarios en nuestro planeta.
  • Para no contribuir al consumo fasta fashion que han inventado las grandes industrias.
  • … (¿Se te ocurren más razones? ¡Cuéntamelos en comentarios!)
armario cápsula sostenible

Mi armario cápsula sostenible consta de tan solo 17 prendas!

Por dónde empezar?

Hoy quiero que reflexiones sobre tu armario, ábrelo y mira toda esa cantidad de ropa que tienes… seguro que te lo pones todo? Probablemente no te acordarás ni de la mitad de las cosas y si ordenas un poquito descubrirás prendas que aun llevan alguna que otra etiqueta… A mi sí que me ha pasado! 😳  Pues bien ha llegado el momento de ordenar tu ropa y de paso hacer una pequeña limpieza.

1. Reserva un día para tu armario cápsula:

Reserva un día para ordenar tu armario. Tómate el cambio de armario como una visita al spa, tiempo sagrado. Haz todo lo que esté en tu mano para que tu habitación se convierta en un refugio durante unas cuantas horas. 

2. Vacía por completo tu armario:

Retira absolutamente todas tus prendas del armario y de cualquier otro espacio donde estés guardando piezas de otras temporadas y júntala en un montón. Haz lo mismo con tus complementos y zapatos.

3. Ordena tus prendas por tipos:

Antes que nada, de todo tu armario tienes que apartar y guardar las prendas de invierno. Esas hasta dentro de unos meses no las vas a necesitar. Separa el resto de tu ropa por prendas del mismo tipo como vaqueros, vestidos, faldas, camisetas blancas, camisetas estampadas, etc. Iras viendo como se forman pequeños montoncitos  (y no tan pequeños) de ropa y te darás cuenta que en cada montón hay mucho pantalones, quizás demasiados… y en otro montón hay muchas camisetas… Y de bolsos ya ni te cuento! Es necesario que tengas 5 pantalones negros? No crees que con uno es suficiente para la temporada de verano. Quizás te puedan servir para una noche fresquita, pero no para llevarlos todos los días. 

No pierdas la cabeza!

4. Elabora una lista de necesidades:

Cada uno tenemos nuestro ritmo de vida y necesidades, te recomiendo anotar en una hoja si tienes algunas necesidades concretas respecto a la ropa. Por ejemplo: ¿necesitas ropa para trabajar? De qué tipo? En público, en casa, informal, o muy arreglada? ¿Estarás más en la ciudad o en el campo? ¿Algún viaje programado? ¿O algún evento especial?… Ten en cuenta todas tus necesidades para que no te falte nada.

5. Elige la paleta de colores: 

Antes de elegir tus prendas “finalistas” piensa en los colores, qué colores te favorecen? Qué colores combinan entre sí? Que colores te gustan y sueles llevar más en verano.. Si tienes dudas te ayudare un poco:

Ten en cuenta tu color de piel para elegir la paleta de colores más acorde a ti. A las pieles claras les queda genial la paleta fría como el azul, verde, turquesa, rosas, violetas y todos los tonos del mar. A las pieles más morenas les queda genial tonos calientes como el rojo, amarillo, coral, marrones y toda la gama de colores tierra. Durante la primavera y cara buen tiempo, te recomiendo colores claros y vivos. Atraen menos la luz de sol eso se agradece por que no pasarás tanto calor y además alegran la vista. Juega con estampados y rallas. En primavera/verano puedes llevar todos los estampados que más te gusten, es la época de flores y colores!

Estas paletas de colores te ayudarán a la hora de combinar tus prendas:

6. Ten en cuenta tus gustos:

Cada persona es distinta a las demás, pero es importante tener en cuenta tus propios gustos y no las tendencias y modas del momento. También influye nuestra figura y cada uno sabemos muy bien lo que nos favorece o todo lo contrario. A sí que reflexiona un poco sobre cada prenda ¿Me gusta? ¿Me queda bien? ¿Refleja bien quién soy actualmente? Si necesitas probarte piezas, adelante, es lo mejor para saber de dudas!

7. Elige las telas adecuadas:

Recuerda que estamos preparando un armario sostenible para la temporada de primavera, mi consejo es que te fijes bien en las telas y su composición. Las prendas hechas con telas naturales como algodón, lino o viscosa son mucho mejores que las  prendas  sintéticas. Principalmente porque transpiran y evitarás ese sudor molesto. Descarta todas las prendas que estén hechas con poliéster o materiales sintéticos y tu piel te lo agradecerá, sobre todo durante los días de calor!

8. Escoge las prendas finalistas:

Revisa cada montoncito de ropa que has creado. Camisetas, tops, pantalones… Y de allí solamente elige 2 o 3 prendas de cada tipo. La idea es que tengas solamente 2 pantalones, 2 vaqueros, 2 vestidos, 3 camisetas, 2 blusas, etc.. Pero no más!  Limpia tu armario a fondo y coloca con mucho mimo la ropa que te vas a quedar. Si alguna prenda necesita un lavado o un planchado ¡este es el momento para hacerlo!

9. Deshazte de las prendas que no quieras:

Una vez hayas conseguido reducir tu armario a unas 15 o 20 prendas, como máximo, lleva todas aquellas prendas a lugares indicados para su posterior reciclaje o reutilización, con el fin de reducir la contaminación y el exceso de ropa. Puedes llevar tu ropa vieja o que ya no quieras a alguna organización benéfica, a la casa de ese/a amigo/a que usa tu misma talla o a la tienda de segunda mano. Arregla la ropa que lo necesita o llévala a arreglar a tu taller de costura más cercano y recicla la ropa de la bolsa para tirar llevándola a un punto limpio o haciendo trapos con ella.

10. A disfrutar de una armario sano!

Disfruta de la visión de tu mejor ropa organizada y recuerda que la batalla contra la acumulación es un proceso que se gana día a día.

Aprender a crear un armario cápsula que vaya contigo y te funcione es un proceso personal y que lleva tiempo, pero si empiezas comprobarás que cada vez te resultará más fácil escoger entre toda tu ropa, ya que cada temporada tendrás una selección de prendas más ajustada a tus necesidades. Cuando ves lo poco que necesitas para vivir y compruebas en tus propias carnes que puedes vestir muy bien con muy poca ropa en el armario, no querrás volver a almacenar prendas que no necesitas.

 

Y tú ¿has hecho limpieza de armario ahora que llega el frío? ¿o tienes previsto hacerla pronto?  😉

Te espero en los comentarios!

GuardarGuardar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image